Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 septiembre 2010

La verdadera religión

“La mejor religión es la que te aproxima más a Dios, al Infinito”

Religiones – 10/01/2010 21:09 – Autor: Gumersindo Meiriño

http://www.webislam.com/?idt=14513

Distintas religiones del mundo.

L. Boff relata cómo el Dalai Lama respondió cuándo le preguntó sobre cuál era la verdadera religión: “Esperaba que dijera: “El budismo tibetano” o las religiones orientales, mucho más antiguas que el cristianismo …”

El Dalai Lama hizo una pequeña pausa, sonrió, me miró fijamente a los ojos -lo que me desconcertó un poco porque yo sabía la malicia contenida en la pregunta- y afirmó: “La mejor religión es la que te aproxima más a Dios, al Infinito”. Es aquella que te hace mejor.”

Para salir de la perplejidad delante de tan sabia respuesta, pregunté: “¿Qué es lo que me hace mejor?” El respondió: “Aquello que te hace más compasivo, más sensible, más desapegado, más amoroso, más humanitario, más responsable, más ético… La religión que consiga hacer eso de ti es la mejor religión.”. Callé, maravillado, y hasta los días de hoy estoy rumiando su respuesta sabia e irrefutable”.

La respuesta que tanto asombra a L. Boff, no es una novedad, porque ya la dio hace más de dos mil años un tal Jesús de Nazaret.

La samaritana le preguntó: “Veo que eres profeta, dime entonces, ¿dónde hay que dar culto a Dios? El maestro de Nazareth contestó, “Ha llegado la hora y es ésta en la que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y verdad, pues tales adoradores son los que busca Dios”. La samaritana se lo había puesto fácil, solo tenía que responder: el verdadero culto es el mío, el de mi religión. Pero Jesús rompió los esquemas, esos mismos que siguen empeñados las distintas religiones en mantener aún a riesgo de derramar sangre de hermanos. No es en Roma, Medina, monte Garizim, Meca, Ganghes, Jerusalén, no es en ningún sitio físico del mundo. El auténtico “sitio” es el “no lugar”; el verdadero culto, es “en espíritu y la verdad”.

El gran místico sufí Ibn Arabi, escribía: “Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo, si su religión no era como la mía. Ahora mi corazón se ha convertido en receptáculo de todas las formas: es pradera de las gacelas, claustro de monjes, templo de ídolos y kaaba de peregrinos, Tablas de la Ley y Pliegos del Corán. Porque profeso la religión del Amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe”.

El otro día, otro gran amante de lo auténtico, Emilio Galindo, nos comentaba de forma brillante: “A Dios se va siempre por los mismos caminos aunque los caminos no se parezcan en nada. Una religión no es más que un camino y cuando la religión se convierte en fin, siendo así que no es más que un medio, se está estropeando, se está prostituyendo”.

Totalmente de acuerdo, ésa es la verdadera religión.

***

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Read Full Post »

Rezar es disponer al alma en búsqueda de la luz y poner al cerebro en unión con el espacio tiempo.

Puedes rezar para venerar a Dios, para hablar con Él o los seres de luz, o para pedir ayuda.

.

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Read Full Post »

Conocer a Jesús en el Evangelio

No mires su apariencia ni su gran estatura, pues yo le he descartado. La mirada de Dios no es
como la mirada del hombre, pues el hombre mira las
apariencias, pero Yahvé mira el corazón
1 Samuel 16, 7

Aquel viaje a la montaña dejó huellas en mi alma. Desde aquellos días sentí la necesidad de volar como el águila. Si a ésta le acortas las alas no puede volar alto, se queda en los chiqueros para comer la basura. Pedro lo decía con mucha fuerza en su voz: «Si fortaleces las alas para volar y miras cara a cara al sol, subirás a las alturas, donde sólo viven y respiran el aire unas pocas aves majestuosas. No todos los pájaros son capaces de aspirar a grandes alturas».

Cuantos conocimos y compartimos con Pedro nos dimos cuenta de que estábamos aprendiendo de un águila y que nosotros no podíamos ser gallinas. Dios nos dio alas para volar en las alturas, no para picar en la basura y alimentarnos de los gusanos escondidos en la tierra.

Allí estaba Pedro, enseñándonos a volar por el cielo. Allí estaba el alumno vago y cómodo, imaginativo e intrépido deportista, que soñaba con conquistar el mundo.

El primer día hacía calor, pero las plantas de todos los colores que lucían en la casa de Pedro parecían dar un aire fresco a la reunión. Nos miró despacio a cada uno. Con mirada franca, penetrante. Se respiraba paz, alegría. Dentro de su casa había grandes ventanales y mucha luz. Al fondo se veía el río, tranquilo y apacible.

Siempre que nos hablaba, tenía la impresión de que me decía las cosas sólo a mí, como si no hubiera nadie más. Luego, lo comenté con Gladis y ella me dijo que le pasaba lo mismo. Cuando Pedro hablaba era como si estuviera hablando con cada uno, personalmente.

Espero que te pase lo mismo a ti. Te dejo con Pedro. Esto fue lo que nos enseñó.


Leer el evangelio con ojos nuevos Página 25
Autor: Gumersindo Meiriño
ISBN: 978-987-23370-4-9´
Materia: espiritualidad
http://www.editorialdeorienteaoccidente.com/

***

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: