Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for diciembre 2011

angeles-india-camino-a-lo sagradoDesde la infancia a la muerte, la vida de humana está rodeada de su custodia. Cada personal tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo por la vida. Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.
La vida humana comienza en el momento de la concepción. Es en ese momento que Dios crea nuestra alma y se deduce que es entonces cuando se nos asigna el ángel custodio. Los ángeles custodios están encargados de velar por cada uno de nosotros, protegiéndonos de los peligros y alentando nuestra vida en Cristo. Deberíamos ser agradecidos con nuestro ángel e invocar su protección y guía.

Fundamentos Bíblicos:
Exodo 23, 20-23a:  Así habla el Señor: «Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él. Si tú escuchas realmente su voz y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. Entonces mi ángel irá delante de ti.»
Mateo 18,10: Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos.
San Basilio: «Todo fiel tiene junto a sí un ángel

Oración 
Angel santo de la guarda,
compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas,
ni de noche ni de día.

Angel de la guarda dulce
Compañía que me acompañas de noche y de día no me dejes solo que me perdería.

Angel santo de la guarda,
compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas,

Oración 
Angel santo de la guarda,
compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas,
ni de noche ni de día.

Aunque espíritu invisible,
sé que te hallas a mi lado,
escuchas mis oraciones
y cuentas todos mis pasos.

En las sombras de la noche,
me defiendes del demonio,
tendiendo sobre mi pecho
tus alas de nácar y oro.

Angel de Dios, que yo escuche
tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo
hacia Dios, que me lo envía.

Testigo de lo invisible,
presencia del cielo amiga,
gracias por tu fiel custodia,
gracias por tu compañía.

En presencia de los ángeles,
suba al cielo nuestro canto:
gloria al Padre, gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo. Amén.

Himno de la Liturgia de las Horas

De pequeña, Francisca Romana vio ángel de la guarda, que velaba por ella día y noche. Jamás la dejó un solo instante, y en ocasiones, como favor especial, le permitía ver el esplendor de su figura.

Ella lo describe así: «Era de una belleza increíble, con un cutis más blanco que la nieve y un rubor que superaba el arrebol de las rosas. Sus ojos, siempre abiertos tornados hacia el cielo, el largo cabello ensortijado tenía el color del oro bruñido. Su túnica llegaba al suelo y era de un blanco algo azulado y, otras veces, con destellos rojizos.

Era tal la irradiación luminosa que emanaba de su rostro, que podía leer maitines en plena media noche».

En una ocasión, el escéptico padre de Francisca la requirió el honor de ser presentado a esta criatura «imaginaria». Dicho y hecho. Ella tomó al ángel de la mano, y uniéndola a la de su padre, los presentó, pudiendo el último verlo y así no volver a dudar.

Santa Francisca Romana vivió entre 1384 y 1440. Unos meses después de su muerte, durante la apertura de su tumba en Roma, se descubrió que su hermoso cuerpo había permanecido incorrupto, y que exhalaba, además, un perfume que resultaba conocido a aquellos que habían tratado con ella.

Más sobre los ángeles y arcángeles haciendo clik aquí

Dile a tu ángel de la guarda, haz clik aquí

Sobre el poder del ángel de la guarda haz clik aquí

***

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Read Full Post »

sahajanandaUn solo camino hacia Dios

Hay un solo camino a Dios, es el de renunciar o sacrificar nuestro ego, el yo ignorante y encontrar nuestro verdadero yo. El identificarse con las hojas, con las ramas pequeñas y con las ramas grandes crea el ego y nos separa del tronco y de las raíces.

El propósito de todos los maestros espirituales, todas las religiones, todas las escrituras , todas las prácticas y todos los caminos es el de ayudar a los seres humanos a renunciar o sacrificar su ego, su yo ignorante, y a descubrir su verdadero yo. Es ayudarles a recordar su yo original que han olvidado, ayudarles a que su conciencia crezca hasta las raíces. Es este yagna, el que abre la puerta al otro yagna en el que uno se hace menos de lo que es para hacerse sacrificio para los otros. El/Ella se hace comida para otros.

Del libro Jesucristo; un puente para traer la paz al mundo, de John Martin Sahajananda, del ashram cristiano de Saccidananda, Sur de la India, p. 33.

***

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente imagen:

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: